fbpx

Esnobismo cafetero: 6 rasgos inconfundibles

No sorprende ver como crece el esnobismo cafetero cada día.

El mundo del café está lleno de mitos y tradiciones sin sentido.

En las últimas décadas, investigaciones científicas y tecnológicas han mejorado nuestra comprensión del café. Como resultado, la industria cafetera ha innovado con nuevas formas para la preparación y el disfrute de los productos y bebidas a base de café.

Los más tradicionalistas no están contentos con este cambio. Se aferran a ideas anticuadas sobre las características de una “buena” taza de café y se pierden de un nuevo mundo por disfrutar.

Muchos de nosotros caemos fácilmente en las tentaciones de la pretenciosidad y la arrogancia. Es común encontrar a prodigios rebeldes usando su conocimiento para sentirse superiores a los demás. Y los amantes del café no son inmunes a eso.

Pero, ¿por qué son tan molestos los snobs del café? ¿Qué les motiva?

En este artículo, exploraremos los rasgos más evidentes de los snobs del café y comprenderemos lo que hace que sea difícil tratar con ellos.

#1 – Siempre tienen que tener la razón

Pareja discutiendo

No muchas cosas son blanco y negro en el café.

Los snobs del café ven las conversaciones como si fuesen debates. Y eso es una locura en el mundo del café.

Mientras que la calidad del café es objetiva, la preferencia es completamente subjetiva. Como cualquier comida o bebida, las preferencias personales determinan lo que es bueno y lo que es malo en el café. Los snobs tienden a imponer sus opiniones sobre los demás.

Es molesto que los snobs del café intenten tener razón porque les hace parecer arrogantes y sabelotodo.

Jugando al abogado del diablo: los snobs del café querrán compartir sus puntos de vista sobre la calidad del café y su preparación. Esto ayuda a explorar las complejidades del café.

Para no caer en el esnobismo: en lugar de atacar a las personas que prefieren el café de baja calidad, pregúntales si quieren probar algo nuevo.

#2 – Creen que su manera es la única forma de hacer café.

Preparando café con una chemex

Hay muchas maneras de disfrutar el café.

Lamentablemente, muchas personas que no son snobs del café pueden caer fácilmente por esto.

Recuerdo a una amiga que detesta cualquier café que no salga de una máquina de espresso o de una greca. En su opinión, todos los demás métodos de preparación, como la inmersión y el café de filtro, producen un café sin fuerza y son desagradables.

Pero, las personas a las que les gusta el café pueden convertirse en una molestia cuando actúan como si su manera fuera la única forma de hacerlo.

Para ser sinceros, es difícil decir que el café de filtro es malo. Simplemente se adapta mejor a ciertos tipos de café y expectativas. De hecho, se puede elegir un método de preparación favorito, pero eso no significa que todo lo demás sea horrible.

Convertirse en un snob del café puede destruir tu experiencia con el café y tu crecimiento. Obsesionarse con una forma de hacer café reduce y limita exageradamente tu visión.

Jugando al abogado del diablo: los snobs del café pueden saber qué hay que tener en cuenta para preparar un mejor café, como las proporciones de preparación, la temperatura del agua, el tamaño de la molienda y otras variantes. Considerar los factores para una mejor extracción de café es útil para obtener lo mejor de tu café.

Para no caer en el esnobismo: en lugar de criticar las rutinas y aparatos de preparación de café de los demás, pregúntales si quieren aprender algunos trucos para mejorar su preparación de café.

#3 – Actúan como si lo supieran todo sobre el café

Persona con un libro en la mano

Cuando una persona se cierra a la experimentación, se pierde la posibilidad de aprender y vivir nuevas experiencias.

Esto puede ser por varias razones. Una, es el miedo a un territorio desconocido. Otra razón muy común, es la rigidez normativa en el manejo de las aficiones y los oficios, como la preparación del café.

Es fácil reconocer a alguien que cree que no necesita aprender nada nuevo. Los sabelotodo son molestos, pero se perjudican más a sí mismos que a los demás. Siempre toman el mismo tipo de café y nunca prueban nada nuevo. Aunque en realidad, el café está en constante evolución y mejora cada día.

Solo aprender acerca de las diferentes variedades de café, los orígenes y el procesamiento post-cosecha es un reto increíble. Eso sin contar los métodos de preparación y todas las variantes que intervienen para obtener una deliciosa taza de café.

Y no hablemos de las bebidas a base de café. Desde un espresso hasta un cortado y un flat white, ¡hay tantas bebidas fascinantes con café para probar!

El café es un tema complejo, y siempre hay algo nuevo que aprender. Al pensar que lo saben todo, los snobs del café pierden la oportunidad de explorar diferentes cafés, métodos de preparación y bebidas. Y lo que es peor, pierden la oportunidad de aprender de otras personas.

Por otro lado, los snobs del café pueden abrumar a la gente hablando de temas que no les interesan. En lugar de ayudar a los demás a aprender sobre el café, ahuyentan a la gente con términos demasiado técnicos e información contra intuitiva.

Jugando al abogado del diablo: los snobs del café pueden saber mucho sobre el café y quieren compartir información, consejos, datos interesantes y cosas que les apasionan.

Para no caer en el esnobismo: en lugar de forzar la información en la cabeza de la gente, intenta averiguar primero si están interesados en saber más sobre el café. Si alguien te hace una pregunta sencilla, intenta responder de la forma más simple posible, sin complicar demasiado las cosas ni ser condescendiente.

#4 – Son condescendientes y groseros con los demás.

Persona mirando por encima del hombro

La cortesía común es esencial.

Los snobs del café pueden ser realmente groseros.

Eso me recuerda cuando pregunté a algunos compañeros entusiastas del café acerca de las preguntas que podría hacer a un experto en café de especialidad. Lo preguntaba como parte de mi investigación para un artículo del blog y no quería perder la oportunidad de explorar varios temas interesantes.

Entonces, una persona respondió que no merecía la oportunidad de reunirme con un experto en café de especialidad si no sabía qué preguntar.

¿Te imaginas cómo me sentí?

La condescendencia y la arrogancia arruinan la comunicación y frenan a los curiosos en el aprendizaje del oficio.

Una de las principales razones por las que empecé este blog es para establecer un puente entre los expertos y los entusiastas. Cuando recibí esa respuesta, supe que mi trabajo era más necesario de lo que pensaba

Afortunadamente, muchos amantes del café están dispuestos a compartir sus conocimientos y son bastante amables. En el fondo,la comunidad cafetera es acogedora y se aferra a los fundamentos de compartir y disfrutar el café entre amigos.

Jugando al abogado del diablo: los snobs del café no saben compartir lo que saben. Aprender a compartir conocimientos e información compleja es un verdadero reto para muchos expertos.

Para no caer en el esnobismo: es mejor mostrar lo que se quiere decir preparando una taza de café que a través de conceptos abstractos. Compartir una experiencia es más sencillo que discutir sobre la teoría.

#5 – Se toman demasiado en serio a sí mismos.

Hombre aparentando seriedad

Las personas que se toman demasiado en serio a sí mismas pueden convertirse en un problema.

El café es vital para millones de personas en todo el mundo. Es más, sus vidas y familias dependen del café.

Ahora bien, eso no es del todo cierto cuando se trata de los snobs del café. Pero actúan como si su vida dependiera de ello. Se toman demasiado en serio a sí mismos y creen que todos los demás también deberían hacerlo.

El elitismo impide que la comunidad cafetera crezca más porque espanta a la gente que tiene un genuino interés en aprender. Después de todo, ¿por qué querría alguien aprender de una persona que actúa como si fuese mejor que los demás?

Ahora que la industria del café se está profesionalizando, algunos expertos pueden verse atrapados en conversaciones frívolas y en auténticos disparates. Y eso puede ser difícil de manejar para muchos de ellos. Por supuesto, eso no justifica que se trate a los demás de forma irrespetuosa.

La pasión no le da el derecho a nadie a ser un idiota. Al contrario, ser apasionado y amable puede inspirar a otros a unirse a la comunidad cafetera.

Jugando al abogado del diablo: la cortesía y la pasión no van siempre de la mano.

Para no caer en el esnobismo: el café es una afición encantadora y una carrera apasionante. Sin embargo, no todo el mundo tiene que tomarse esta afición -o tu trabajo- tan en serio como tú.

#6 – Solo beben café caro y creen que eso los hace superiores.

Pluma de lujo

El dinero no demuestra nada acerca del carácter de una persona por sí solo.

Si tuvieran el dinero para hacerlo, algunos snobs del café se comprarían un jet privado y un Rolls-Royce sólo para sentirse superiores a los demás.

Ese sentimiento a veces se esconde en las pretensiones de los snobs del café. El precio de las cosas que alguien compra no dice nada sustancial sobre él. Esta simple línea de pensamiento separa a los snobs del café del resto de la gente.

Algunos snobs del café se creen mejores que los demás porque beben el café más caro. Pero en realidad, lo único que significa es que tienen más dinero -o quieren- gastar más en café. Eso no les hace superiores a los demás.

Como es de esperar, el precio es una buena referencia de la calidad, pero no es 100% preciso en todo momento.

Jugando al abogado del diablo: el café barato puede ser terrible. No es malo solo por su sabor, sino también porque promueve prácticas empresariales explotadoras e insostenibles. Normalmente, el café barato significa que los agricultores se llevan la peor parte, perjudicando al negocio a largo plazo.

Para no caer en el esnobismo: la sensibilización sobre la importancia de los precios para la sostenibilidad del café no requiere arrogancia, sino empatía. Es más persuasivo hablar del impacto humano de los precios del café que presumir de un café de primera calidad como si se tratara de una joya comestible e incomprensible.

¿Qué ocurre realmente con los snobs del café?

En el fondo, los snobs del café son unos apasionados del café. Les encanta probar nuevos cafés y hablar de sus bebidas favoritas. También son tercos, lo que les hace parecer arrogantes a quienes no comparten su pasión.

Aunque es fácil tachar a los snobs del café de personas desagradables, vale la pena verlos como gente apasionada. No es fácil estar cerca de alguien tan fastidioso, pero trata de ver lo bueno en ellos. Al fin y al cabo, muchos de nosotros somos snobs en otras cosas.

¡Gracias por leer nuestro artículo!

Esperamos que te haya ayudado a entender un poco mejor a los snobs del café. Si tienes algún consejo adicional para lidiar con ellos -o evitar convertirse en uno- compártelo en los comentarios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments